#zonazerismo

Hace ya unos cuantos años un magnífico amigo y parte activa del mundillo ciclista en España acuñó este término para referirse al hecho de que en pleno boom de los centros btt y la recuperación de senderos Zona Zero estuviera en boca de todos como ejemplo, como destino, como aspiración… Reconozco que cuando nos lo dijo por primera vez sentimos hasta vergüenza, porque siempre hemos pensado que el éxito logrado era a base de un territorio propicio, sentido común, muchas horas de trabajo y algo de suerte. Ni somos más listos que nadie ni hemos descubierto la materia oscura o la penicilina.

El tiempo ha pasado y aunque seguimos teniendo muy clara esta última frase, nos dimos cuenta que no era todo tan “fácil” como nos podía parecer desde dentro. Que la conjugación de factores que habían creado Zona Zero no era tan habitual ni tan sencilla de replicar. Y es que en estos años hemos tenido la suerte de dar muchas charlas y contar nuestro proyecto en lugares tan dispares como Canarias, País Vasco, Andalucía, Baleares, Catalunya, Francia, Irlanda, Japón, etc… Y casi siempre se ha repetido el mismo patrón en los coloquios aparejados a dichos encuentros.

  • Hacen falta una serie de requisitos que a priori son relativamente sencillos de cumplir individualmente
  • Pero que cuando hay que cumplirlos todos a la vez ya no son tan sencillos
  • Y cuando se añade la inmensa carga de trabajo voluntario necesario por parte del sector privado (que suplante la financiación) todo se complica más
  • Ahora introducimos la gestión interna del territorio, con roces, problemas, y mucho diálogo necesario, y las complicaciones aumentan
  • Y si por último hemos de añadir un convencimiento 100% de buena parte del sector privado en lo que se está haciendo, pues queda que de “fácil”, Zona Zero no ha tenido casi nada.

Seguramente si hubiéramos sabido en 2010 todo lo que venía aparejado a crear un Centro BTT, nos hubiéramos ido cada uno a nuestra casa. Pero una vez empezamos a desbrozar el camino, el espíritu siempre ha sido el de “unos metros más”.

Puro Pirineo o Enduroland son claros ejemplos de que apostar por la bici, aunque es camino duro y laborioso, funciona y tiene recorrido, y que al igual que ellos cogieron cosas de Zona Zero, luego Zona Zero ha cogido cosas de ellos.

Así que solo puede dar alegría ver que somos modelo de otros destinos, como los centros btt franceses o vascos fueron nuestro ejemplo hace una década. Por eso que estén naciendo nuevos destinos con guiños tan claros a Zona Zero como son Zona Alfa en León y Zona Zentro en Castilla-La Mancha es un orgullo tremendo y una responsabilidad que nos incita a seguir trabajando y mejorando.

Ojalá en unos años existan el #zonaalfismo y el #zonazentrismo, y entre tod@s sepamos desbrozar el camino del ciclismo y llevarlo “unos metros más allá”

https://zonaalfaleon.com/

https://zonazentromtb.es/