Una ruta circular que combina dos puertos míticos y unos paisajes fabulosos. Si bien la ruta puede hacerse en ambas direcciones, hemos elegido subir por la Hourquette por ser una ascensión más fresca y ser una carretera muy solitaria.

Este puerto es muy sostenido, con poco más de 10km a casi el 8%, si bien los 4 primeros kms son los más duros. Unos bosques de cuento nos acompañarán casi toda la subida.
El descenso hasta Lac de Payolle (llegada de una etapa del Tour 2016) tiene un repecho por el camino que hará que se nos quejen las piernas.

Acometeremos el col d´Aspin por su lado menos duro, pero aun así hay casi 5km al 8% de media, pues el primer km es muy llano y desvirtúa algo el porcentaje del puerto. Su descenso hasta Arreau es un festín de herraduras, pero mejor tomárselas con calma pues es habitual cruzarse con coches y otros ciclistas.

Son puertos con pocas fuentes o bares, llevar agua

Si se nos hace poco, podemos optar por la variante, que añade ni más ni menos que el Tourmalet, ahí es nada.